Piedras

Cómo comunicar en salud

  • El Colegio reflexiona sobre la importancia de la comunicación en salud.

En el editorial del número de enero de la revista30 Días de Fisioterapia’, el Colegio Profesional de Fisioterapeutas de la Comunidad de Madrid (CPFCM) reflexionaba sobre la importancia de promover la salud a través de mensajes positivos y evitando la divulgación de ideas erróneas o malintencionadas.

Reproducimos a continuación el artículo completo debido a su interés y esperando recibir vuestras aportaciones y reflexiones sobre este tema.

La importancia de promover (bien) la salud

Uno de los objetivos principales de los fisioterapeutas es potenciar y fomentar la prevención de enfermedades, especialmente, aquellas en las que la Fisioterapia tiene un papel clave dentro de su área de competencia. Así se describe en la Ley de Ordenación de Profesiones Sanitarias (LOPS), como respuesta al derecho a la protección de la salud reconocido en el artículo 43 de la Constitución.

Se entiende como prevención de enfermedades aquellas medidas necesarias para evitar el progreso o desarrollo de las mismas, siendo las estrategias de prevención primaria las conocidas como promoción de la salud, y las de prevención secundaria las encargadas de frenar el desarrollo de los factores de riesgo asociados a cada proceso de enfermedad, mediante el diagnóstico precoz, pruebas de cribado, etc.

Sin embargo, es frecuente encontrar entre las pretendidas estrategias de promoción de la salud, o prevención, mensajes formados por palabras que podrían inducir miedo a la población. Con este lenguaje se busca que el ciudadano se decante por acudir a un fisioterapeuta frente a otras opciones del mercado de la salud, apelando siempre a los enormes riesgos de no hacerlo.

Estos mensajes fragilizadores, lejos de ayudar, entorpecen la labor de prevención encomendada. La evidencia más reciente sobre la eficacia en la promoción de la salud establece sus bases en el modelo de activos en salud, propuesto por Antony Morgan y Erio Ziglio, en 2007. Este modelo consiste en la promoción de mensajes positivos, tomando como punto de partida el modelo de salutogénesis de A. Antonowsky (1987) en el que se plantea cuáles son las fuentes de la salud y cuáles son las limitaciones que existen para que, en condiciones similares, esa salud esté limitada.

Además, podríamos pensar que estos mensajes fragilizadores provienen de fuentes no informadas o que poco tienen que ver con el ámbito sanitario. Sorprendentemente, en ocasiones, parten de profesionales reconocidos, difundidos en medios de alta penetración en la sociedad o son avalados por instituciones representativas de un sector de la salud. Lejos de tratarse de un inocente error, esto, a veces, encubre un posible interés espurio.

Este fenómeno ha sido descrito ampliamente en el entorno sanitario con el nombre de ‘Promoción de la enfermedad’ o disease mongering, que consiste en la introducción de ideas erróneas sobre situaciones de salud, promovidos de manera voluntaria por intereses de la industria farmacéutica o de cualquier otro sector relacionado con las Ciencias de la Salud. Este no es un problema menor del que debemos estar al margen como profesión. En 2012, una directiva europea sobre la promoción de pseudo-enfermedades, abordando la influencia sobre la salud pública de estos mensajes, recoge algunas bases para que los Estados miembros puedan generar la legislación oportuna al respecto.

En otras ocasiones, la irresponsabilidad por falta de actualización en los avances que se realizan en el conocimiento de las distintas áreas de la salud, ocasiona que se perpetúen mensajes por mera tradición, sin tomar en consideración la interpretación de ese mensaje por parte del público general. Ya en el 2002, el neurocientífico Fabrizio Benedetti, explicó mediante datos objetivos cómo las palabras de los profesionales sanitarios inducen cambios en el cerebro de los pacientes. Así, desde el propio mensaje que enviamos como profesionales estamos modificando las condiciones de salud a las que nos referimos.

Tageadas: , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.